Se trata de uno de los epicentros turísticos de toda la Comunidad Valenciana y uno de los rincones más bellos de todo el Levante español. Su magnífica oferta cultural –donde destacan museos como el del Mar, el de la Música o Casal del Fiestero sobre la tradicional fiesta de moros y cristianos-, su popular gastronomía, sus monumentos y edificios históricos y como no, sus seis kilómetros de costa y sus bellas calas hacen que alquilar un apartamento en Altea sea una experiencia inolvidable para todo turista que se precie.

Y es que desde los años 60, tanto turistas nacionales procedentes sobre todo del interior y el centro de España, así como turistas extranjeros de países como Alemania, Reino Unido o Países Bajos han decidido que Altea sea uno de los lugares más visitados de la costa alicantina. Su empinado casco antiguo y sus casas blancas, le confieren de un atractivo único. Pero no solo esto lo más bonito de Altea. Alquilar un apartamento en Altea es dejarse llevar por el relax, el sol y las buenas temperaturas que reinan en este municipio del norte de la provincia de Alicante durante buena parte del año.

También es disfrutar de una riqueza monumental que merece la pena descubrir como su iglesia ortodoxa dedicada al arcángel San Miguel, la iglesia de Nuestra Señora del Consuelo o la iglesia monasterio de las Carmelitas Descalzas con más de medio siglo de presencia en esta localidad. Torres como la de la Galera o la de la Bellaguarda y un sinfín de ermitas rurales, completan un escenario digno de disfrutar.

Pero, sin duda, son sus playas y calas las auténticas artífices del éxito de este municipio de casi 25.000 habitantes, y lo más bonito de Altea. Alquilar un apartamento en Altea significa poder disfrutar durante unos días de pequeñas y maravillosas playas como La Barreta, La Solsida y La Galera. Destaca la playa de guijarros, playa de Cap Negret. Sobresale con su agua azul clara y sus rocas volcánicas y la cala del Soio. Cap Blanch es la playa más grande de Altea y que se une con el vecino municipio de Alfaz del Pi. La isleta, un islote a escasos metros de La Olla, es otra de las atracciones que conforman lo más bonito de Altea.

Y para los amantes del ocio, alquilar un apartamento en Altea es también disfrutar de una gran diversidad de locales –sobre todo en verano-, a lo que su proximidad a la siempre vibrante Benidorm ayuda para una escapa inigualable.

Lo más bonito de Altea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *