A poco más de 80 kilómetros de Alicante y cerca de espectaculares municipios de gran belleza como Benisa o Calpe, se encuentra Orba. Un municipio con poco más de 2.500 habitantes, enclavado en el corazón de la comarca de la Marina Alta, en un ambiente natural único y a escasos minutos del mar Mediterráneo.

Por él, transcurre el río Girona y fue en el pasado uno de los epicentros moriscos de la provincia de Alicante. Hoy en día, su artesanía o la disposición geográfica de sus campos aún recuerdan a épocas lejanas donde Orba mantenía una situación privilegiada como enclave estratégico.

Su historia es uno de los atractivos principales qué ver en Orba, que se consolida poco a poco como uno de los destinos más agradables donde alquilar un apartamento y dejarse llevar por la tranquilidad y la belleza de su paisaje.

A mediados del siglo XIII, Jaume I recuperó para el bando cristiano este bonito pueblo que, en siglos posteriores, fue vendido al Conde de Oliva o a los Duques de Gandía, vinculados estrechamente con la popular familia Borja. Orba fue uno de los núcleos de población morisca más resistente de la Comunidad Valenciana hasta su expulsión definitiva en 1609 y siendo repoblado por personas procedentes de Pego y Mallorca.

¿Qué es lo que ofrece Orba al visitante? Pasar una temporada en una de las casas de alquiler en Orba es disfrutar de la paz que dan sus calles, repletas de historia. Por ejemplo, su iglesia parroquial levantada sobre el solar de una antigua mezquita en el siglo XIX o la imponente torre de su campanario.

El Castellet es uno de los símbolos de Orba. Las ruinas de una antigua fortaleza cristiana del siglo XIII que es junto a la Casa Señoría, construida en el XVI por el Conde de Oliva uno de los sitios de interés imprescindibles que ver en Orba.

También destaca el Barranco de Fontilles, al pie del Castillo de la ciudad. O la Cruz de Término colocada en 1902 y que muestra el gran sentimiento religioso de este municipio alicantino y que pone de manifiesto en sus fiestas. Y, por último, sus fuentes, la de Arriba y la de Abajo, de principios del siglo XX, unas de las más antiguas que se conservan en la provincia.

Qué ver en Orba
Etiquetado en:                        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *