Corría el siglo XVI. España era un vasto territorio de ciudades y pequeños pueblos encallados en mil y una batallas. Una tierra de grandes disputas que ponían de manifiesto la importancia histórica de un territorio con voz propia ya no solo en el continente europeo, sino también en el nuevo mundo.

También eran épocas de grandes edificaciones, de monumentos que se alzaban por doquier a lo largo y ancho de nuestra geografía y que intentaban conservarse a perpetuidad. Eran tiempos donde ciudades y pueblos levantaban fuertes y primitivas edificaciones que, con suerte, alguna de ellas han llegado hasta nuestros días.

Aunque no todas las poblaciones y grandes capitales pueden presumir de ellas, sí que las hay, también en la Costa Blanca, las que pueden hacer gala de tener auténticas obras de arte a modo de patrimonio histórico de incalculable valor. Y hoy, nos detenemos en uno de los inmuebles más apreciados por los vecinos y turistas de Benisa, el Casal dels Joves.

Y es que alquilar una villa en Benissa no es solo disfrutar de una excelente gastronomía y kilómetros de playas de un azul intenso, también es deleitarse de una historia propia que se puede contemplar gracias a los monumentos que aún este municipio tiene la suerte de conservar. Por ejemplo, visitar el Casal dels Joves en Benissa es hacerlo al ayuntamiento viejo de esta ciudad y que, pese a sus numerosas reformas a lo largo de los siglos, sigue conservando una magia y una belleza que lo hacen único.

En sus orígenes, visitar el Casal del Joves en Benissa era acudir al lugar para el almacenamiento de trigo más importante de la población, también conocido como El Pósit. Más tarde llego a ser Sala del Consejo e incluso Corte del Justicia. Y en su parte baja, tenía lugar una especie de mercado. Su utilidad era tan valiosa como variada.

También cuenta la leyenda que en el siglo XVII, el Casal del Joves pudo ser una especie de prisión. En sus paredes se han encontrado dibujos de barcos realizados probablemente por piratas y corsarios que atacaban las costas del Mar Mediterráneo en busca de oro y riqueza. En la actualidad, estos dibujos se encuentran grabados y no se pueden visitar.

Ya a principios del siglo XIX, en 1806,  se ubicó el Ayuntamiento que duraría ahí hasta nada más ni nada menos que 1981, cuando se llevó al antiguo hospital. Desde 1987 y haciendo honor a su nombre, este querido edificio acoge los servicios y actividades destinadas a la juventud de Benissa así como otras actividades culturales.

Visitar el Casal dels Joves en Benissa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *